Vender piso con inquilino. ¿Puedo hacerlo?

¿Quieres vender una vivienda pero tienes un contrato de alquiler en vigor? Si quieres vender piso con inquilino puedes hacerlo, pero siempre y cuando tengas en cuenta algunas cuestiones que te explicamos a continuación.

Antes de entrar a detallar en qué casos se puede vender piso con inquilino o no, hay que subrayar que siempre se deben tener en cuenta las cláusulas particulares que tanto arrendador como arrendatario hayan especificado en el contrato de arrendamiento.

Según la Ley de Arrendamientos Urbanos, vender piso con inquilino es totalemente legal siempre y cuando el propietario respete los 3 años mínimo durante los cuales no podrá desalojar al inquilino. Esto se llevará a cabo así, en el caso de que dicho propietario desee poner a la venta el inmueble para venderlo a terceros, por el contrario, en el caso de que el piso o la casa se necesite para uso propio o de la familia, entonces sólo debereá avisar con dos meses de antelación.

Tienen una mención especial aquellos contratos de alquiler inscritos en el Registro de la Propiedad. En este caso, el propietario queda obligado a respetar al inquilino y subrogarse al contrato existente hasta que éste finalice.

Por último, hay que tener en cuenta también que, siempre y cuando el arrendatario no lo haya rechazado durante la firma del contrato, el inquilino tiene derecho a comprar la vivienda de manera preferente con respecto a los demás compradores interesados en el piso o la casa durante un periodo de 30 días.

Esperamos que te haya quedado más claro el tema en torno a cómo vender piso con inquilino y la venta de tu vivienda sea todo un éxito. En Propertista, te ayudamos a vender tu casa de forma rápida, transparente y sin comisiones.