¿Quieres vender casa pero todavía tienes pendiente una parte parte de la hipoteca por pagar? Tranquilo, es mucho más sencillo de lo que te imaginas. A continuación te explicamos de forma clara y sencilla las dos opciones que tienes si quieres vender casa con hipoteca sin que ello te suponga tener que ser un experto en materia jurídica.

Cancelar la hipoteca. La primera opción consistiría en abonar el importe total de la deuda que te queda pendiente, haciéndote cargo, eso sí, de los gastos de cancelación. Esto sería en el caso de que dispusieras del importe, bien porque lo hayas obtenido del comprador al realizar la venta o, en el menor de los casos, porque ya dispusieras previamente de ese dinero.  

El trámite no resulta muy difícil de llevar a cabo, por lo que si uno mismo lo realiza, se puede ahorrar los honorarios de la gestoría. Básicamente, el proceso a llevar a cabo constaría de los siguientes pasos:

  1. Lo primero que deberemos hacer es solicitar el Certificado de Deuda 0 al banco que justifica que hemos terminado de pagar la hipoteca y cuyo coste es 0.
  2. A continuación, iríamos a la notaría con dicho certificado. A diferencia del Certificado de Deuda 0, esto sí nos supondría un coste puesto que los honorarios de la notaría sí conlleva el pago de mínimo, 90€.
  3. Una vez hecho esto, deberemos ir a Hacienda para solicitar el formulario de Impuestos de Actos Jurídicos Documentados (IADJ) y rellenarlo. Este documento, al igual que el certificado, está exento de pago.
  4. El cuarto paso, será acudir de nuevo al notario para recoger y pagar la escritura que previamente ha sido firmada por el apoderado del banco (este proceso puede dilatarse en el tiempo varios días)
  5. Por último, nos dirigiremos al Registro de la Propiedad para hacer entrega de la copia del IADJ que nos dieron en Hacienda y de las escrituras notariales. A partir de unos quince días aproximadamente, el Registro nos notificará que podemos pasar a recoger los documentos y liquidar, finalmente, la minuta. Aquí, hay que tener en cuenta, que el coste de los aranceles registrales dependerá del valor de la hipoteca.              

Subrogar la hipoteca. La otra opción para vender casa con hipoteca sería subrogar dicha hipoteca. Este proceso consistiría en que el comprador se hiciera cargo de la hipoteca que tiene pendiente por pagar el vendedor, en otras palabras, el vendedor dejaría de ser el responsable de amortizar el crédito siendo el comprador el responsable de asumir las condiciones con la entidad bancaria con la que el vendedor tiene la hipoteca.

Eso sí, para que esto se lleve a cabo, la entidad bancaria tiene que dar el listo bueno, es decir, tiene que verificar que el perfil del nuevo titular cumple con los requisitos que dicha entidad exige para conceder una hipoteca.

En el caso de que la respuesta sea afirmativa, esta opción podría suponer una serie de ventajas para el comprador, tales como el ahorro en gastos de contratación de una nueva hipoteca y la no aplicación del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD) que suele rondar el 1% del importe del préstamo según la comunidad autónoma.

Pues bien, éstas serían las opciones de las que dispones si tu intención es vender casa con hipoteca. En Propertista sabemos que los procesos burocráticos pueden resultar engorrosos por la dificultad que de ellos se desprende, por eso, te acompañamos en todo el proceso de compraventa para que tengas el mejor asesoramiento jurídico y, de esta forma, vender tu piso sea sencillo, rápido y lo más importante, sin comisiones de agencia.