La casa más cara del mundo

Resulta paradójico que la casa más cara del mundo, según la revista Forbes, se encuentre en una ciudad como Bombay, donde la mitad de los residentes viven en suburbios. La espectacular villa en cuestión, de más de 37.000 metros cuadrados, recibe el nombre de Antilia y pertenece a Mukesh Ambani, el hombre más rico de la India.

Los pocos afortunados que han podido poner un pie en su costoso suelo de mármol, aseguran que la casa cuenta con un club dedicado a la salud, un gimnasio, un estudio de danza, una piscina interior, una sala de cine para 50 personas, un parking para 160 coches, un jardín colgante de 4 plantas con árboles y hasta un helipuerto con capacidad de tres helicópteros. Casi nada.

Mucho se había especulado sobre las características de la casa y sobre si sus dueños habitaban o no en ella hasta que, por primera vez, alguien de la casa habló, y ese alguien fue la mujer de Ambani, Nita. Lo hizo a través de la revista Vanity Fair, donde aseguraba que el diseño se basa en las flores de loto y el sol, y está decorada con materiales que incluyen maderas exóticas, mármol, madreperla y cristal, todo ello trabajado por artesanos indios. “Es moderno con un corazón indio”, añade Ambani. Además, la señora del magnate indio, confirmó que Antilia es su lugar de residencia habitual. ¡Cómo no vivir en esta maravilla!

Y para hacer más llevadero el arduo ejercicio de desplazarse por las 47 plantas de que consta la “casita”, la vivienda dispone de 9 ascensores, algo que seguro agradecen los más de 600 trabajadores que en ella residen.

Pero si dejamos a un lado la ostentación y nos referimos a la parte más espiritual, esta casa también cuenta con un espacio para ello. La mansión no sólo cuenta con un templo donde poder rezar, sino que, además, su interior fue decorado y diseñado bajo la influencia Vaastu, una antigua doctrina hinduista que trata sobre la influencia de las leyes de la naturaleza en las construcciones humanas y que permite que las energías positivas se desplacen por el edificio.

Algunos se han animado a especular sobre el precio en que estaría valorada la casa llegando a ponerle la nada despreciable cifra de 1000 millones de dólares, un desorbitado precio sólo al alcance de unos pocos bolsillos. Y a ti, ¿qué te parece la casa más cara del mundo, lo vale?