Reformar vivienda, ¿Qué permisos o licencias necesito?

Permisos para reformar vivienda

Al momento de reformar vivienda, ¿qué permisos se requieren? Si estás pensando en reformar vivienda y hacerle mejoras a tu casa, sigue leyendo. Desde Propertista te informamos sobre los permisos y licencias que deberás solicitar para reformar vivienda.

Cada reforma que vayas a realizar está sujeta a una licencia o permiso particular. Las ordenanzas municipales, según la localidad donde residas, establecen qué licencia de obra o permiso se requiere. Además, determinan la tasa que se deberá abonar por trámite. Sin embargo, todo parte de una normativa estatal, así que no debería haber demasiadas diferencias entre ayuntamientos.

Para reformar vivienda es importante que conozcas sobre la ‘comunicación previa’ y los diferentes tipos de licencias de obra. Estas se dividen en: Licencia de Obra Menor y Licencia de Obra Mayor. Se trata de autorizaciones que otorgan los ayuntamientos para regular las construcciones.

Licencia de Obra Menor para reformar vivienda

Consiste en una comunicación previa a la administración para llevar a cabo modificaciones menores en una vivienda. Por 'obras menores' se entienden todas las restauraciones simples, pequeñas o decorativas. Requiere un trámite sencillo y no se necesita la intervención de ningún profesional. No es necesario solicitar una licencia para las pequeñas modificaciones que se lleven a cabo al interior de la vivienda. No obstante, si se da el caso de que alguna reforma afecta el edificio, los vecinos deberán aprobarla.

Reformas de acabados

Es un tipo de obra de conservación que afecta solamente los acabados interiores de la vivienda. Usualmente, los ayuntamientos requieren una comunicación previa cuando se trata de reformas simples que no afecten la estructura de una propiedad. Por ejemplo, se trata de pintar, cambiar el suelo, cambio de ventanas, canalones, los alicatados, yesos, pinturas, soldadura, retejado, etc… Estas mejoras no están sujetas a licencias. En este caso, se requiere un permiso de carácter informativo a modo de comunicado. Es decir, las obras que no afecten la seguridad o estructura externa del edificio no requieren autorización de la comunidad, solo que se le comunique el asunto.

Reformas que modifican la distribución actual de la vivienda

Aumentar el número de dormitorios, reformar la cocina o el baño son reparaciones que cambian la distribución anterior. Este tipo de cambios no afectan la estructura de la propiedad ni la comunidad de vecinos. Para este tipo de obras también se necesita una licencia de obra menor. Se deben presentar algunos documentos como: presupuesto, planos de estado y de situación y una descripción que detalle lo que se va a realizar.

Licencia de Obra Mayor para reformar vivienda

Ahora bien, cualquier rehabilitación que altere la distribución (pasar de dos a tres dormitorios), estructura (pilar, viga, suelo, cubierta) o superficie de la propiedad, como las ampliaciones, se considera una modificación mayor. Para estas, es necesario presentar una documentación específica y detallada, así como la supervisión de un arquitecto o ingeniero.

Reformas que afectan elemento estructural o modifican la estructura del piso

Este tipo de mejoras requieren de un arquitecto o la supervisión de un técnico. Se pide licencia de obra mayor pues la seguridad es lo más importante. Los aspectos estructurales le corresponden a la comunidad de propietarios y se le debe solicitar permiso a esta.

Reformas que afectan un elemento comunitario

Se exige una licencia de obra mayor para este tipo de obras exteriores en paredes, terrazas, fachadas, balcones y patios.

Reformas que aumentan la superficie inicial

Se trata de ampliar la superficie de la vivienda a través de algún cerramiento en el patio o la terraza. Para estas reformas se necesita la supervisión de un técnico.

Reformas que implican un cambio de uso de local a vivienda

Para llevar a cabo este tipo de cambio se debe solicitar una licencia de obra mayor. De modo que se debe determinar la densidad y cuántos pisos puede tener. Cada normativa establece los usos que puede tener una parcela.

Es importante que sepas que las licencias caducan. Por eso, sería ideal que realices los trámites con un tiempo razonable de antelación. Una vez solicites las licencias requeridas para reformar vivienda, según tu comunidad autónoma, debes avisarles a los vecinos que comenzarás una obra. Así, estos estarán informados y evitarás conflictos.

Recuerda informarte sobre el procedimiento y los requisitos concretos al momento de reformar vivienda, dependiendo del tipo de modificación que quieras realizar. De esta forma, te librarás de incurrir en infracciones y recibir multas.

Merece la pena reformar vivienda para venderla, ya que se suelen revalorizar las propiedades, aproximadamente, un 20%. También, reformar vivienda puede hacer que la vendas más rápido. Para vender piso sin comisiones, Propertista te brinda las herramientas profesionales que necesitas durante el proceso de compraventa. ¡Contáctanos!

post-image

Invia il tuo commento:

Per favore, accedi per lasciare il tuo commento