was successfully added to your cart.

En el momento en que decides vender tu vivienda es importante estar bien informado de todo lo que debes hacer. Por eso en Propertista te queremos contar cuales son los documentos de vivienda que debes tener cuando encuentras el comprador ideal.

Lo primero que debes tener en cuenta es que el proceso de venta es un acuerdo entre el comprador y tú, lo que significa que, ambos debéis dejar claras las condiciones en las que queréis llevara  a cabo la compraventa.

Es por eso que, en un paso previo a la  firma de escritura, se realiza un contrato privado de reserva que le permite al comprador asegurar que la vivienda no se seguirá mostrando y a ti, como vendedor, que existe una intención de compra.  

Posteriormente se firma un contrato de arras (este documento no constituye la inscripción al registro de propiedad), en el cual se da un porcentaje parte del precio de la vivienda para seguir adelante con el proceso, y sobretodo para asegurar que ambas partes logren llegar al resultado que se quiere. En este paso los documentos de vivienda que necesitas son:

  • Identificación del vendedor: el propietario o si hay alguien más que ostenta la propiedad (p.ej. hermanos o cónyuge) debe especificarse su consentimiento.
  • Estado de cargas de la vivienda: verificar si hay alguna hipoteca o embargo.
  • Cuotas de la comunidad de propietarios: si está todo al día o hay algo pendiente.
  • Nota simple informativa de la vivienda

Dependiendo de los casos en concreto, pueda que se necesiten más documentos.

Cuando se sigue con el proceso de la escritura pública de compraventa, se procede a elegir el notario y pagar los gastos respectivos. Estos gastos se pagarán conforme lo acuerden los involucrados y será conforme al precio que cueste la vivienda. En este paso, los documentos de vivienda que necesitas son:

  • Documento de identidad válido: verifica la capacidad y legitimidad que tiene la persona para vender.
  • Título de Propiedad: se comprueba que el vendedor es el propietario del inmueble.
  • Comprobación de que la vivienda está libre de cargas: esto se hace a través de nota informativa que pide el notario al Registro de Propiedad.
  • Gastos comunitarios pagados: certificado del secretario de la comunidad de propietarios que debe indicar que está al día con el pago de cuotas comunitarias.
  • IBI (impuesto de bienes inmuebles) pagado: permitirá comprobar el número de referencia catastral.
  • Certificado de Eficiencia Energética: determina los niveles de cantidad de dióxido de carbono y de acuerdo con su calificación facilita los datos de consumo de energía.
  • Cédula de Habitabilidad: este documento identifica si la vivienda está en condiciones de ser habitable. Este documento solo se pide en algunas comunidades, en Cataluña por ejemplo es obligatorio, mientras que en la Comunidad de Madrid no lo es.

Después de que la escritura quede lista, se deberá inscribir en el Registro de la Propiedad. Este trámite se puede realizar directamente por el notario, siempre y cuando se le solicite, o lo pueden realizar directamente los interesados.

Además de los documentos de vivienda que te hemos indicado, debes tener presente que existen gastos de compraventa que deben preverse para llevar a cabo este proceso.

En Propertista queremos ayudarte a facilitar la venta de tu vivienda, es por eso que te ofrecemos asistencia legal durante todo el proceso de compraventa, para que cumplas tu objetivo de forma ágil, sin complicaciones y en el menor tiempo posible.

No dudes en ¡contactarnos!

 

Deja un comentario